Juegos con reglas

La mayoría de los juegos tienen reglas, estas se establecen para que el juego sea mucho más dinámico con unas directrices que jugar. Si ningún juego tuviese reglas al fin y al cabo todos los juegos serían iguales, ya que se aceptaría todo. Las reglas son lo que diferencia un juego de otro. Si establecemos unas reglas estaremos creando un juego nuevo.

Juegos con reglas

Dependiendo del juego tendrá reglas más fáciles o más difíciles. Las reglas más difíciles de seguir y entender pueden ser la de los juegos de estrategia, como son muchos juegos de carta o de casinos. Los más fáciles los de azar y muchos otros deportivos o más bien lúdicos.

De todos estos los más fáciles son los juegos con reglas diseñadas para niños. Aquí los mejores juegos lúdicos:

-Piedra papel o tijera: se ha convertido en uno de los juegos a los que todo el mundo sabe jugar, es más mucha gente mayor todavía sigue jugando a esto para decir quién paga la próxima ronda, qué película van a ver al cine o quién baja la basura.

-Simón dice…: Si Simón dice algo, lo haces. Esa es la norma básica. Este juego tiene peligro, en niños puede llegar a ser muy inocente Simón, pero volvemos al mismo caso que el anterior, este todavía se sigue jugando con la gente mayor (sobre todo cuando están muy aburridos) y aseguramos que las ideas que tienen los mayores no son igual de inocentes que las otras.

-Veo veo…:¿Qué ves? y ¿por qué letrita empieza? dos jugadores, uno ve y el otro adivina.

-Pollito inglés: Alguien paga y se tiene que posicionar contra la pared diciendo en voz alta (y sin ver) “un dos tres, pollito inglés a la pared”, durante este tiempo, los demás deberán apresurarse hasta la pared y cuando el que paga se de la vuelta hay que pararse. Si te ve, pagas, si conseguís llegar todos, vuelve a pagar.

-La gallinita ciega: Alguien pilla con los ojos cerrados, a quien toque tiene que adivinar quién es y este se convertirá en gallinita. Fácil y divertido.

Todos estos juegos tienen las reglas más sencillas de todos y al fin y al cabo terminan siendo los más divertidos. Para crear un buen juego no hay que crear reglas imposibles.

Alex

Deja tu comentario